Redes Sociales, Dinamización de comunidades en la sociedad red

Introducción basada en el Libro: Socionomia:Dolors Reig

Se aconseja la lectura del libro socionomia, en el cual Dolors nos explica que vivimos en una sociedad de relaciones, cooperación y demás términos asociados a lo social tremendamente aumentados gracias a las tecnologías y su especial arquitectura para la participación

La sociedad aumentada

Las redes sociales pueden romper con la poderosa dinámica perversa del sistema actual (aislación, anomia, apatía, falta de unión ciudadana y compromiso ciudadano, falta de ética, falta de regeneración, falta de control auditor, etc) nos indica “lo social es el fluido de una sociedad aumentada que será capaz de liberarnos de muchas de las tiranías que nos azotaban,algo que no será fácil de determinar, pero sobretodo es una oportunidad que no deberíamos dejar de escapar” pag.26

-El cerebro sociable

La tercera revolución fue la informática-tecnología, la cuarta revolución podría ser la neurocientifica (neuroeconomia, neurofilosofia, neuroetica, neurosociologia, neurobiología,etc) Temas relacionados con las neuronas espejo,la civilización empática, teoría de juegos

-La hipercooperacion

De la confianza social a la confianza aumentada,la hiperconectividad puede aumentar enormemente la confianza (pag.59)

La cooperación depende de hasta que grado los participantes llegan a sentirse integrados en una unidad conjunta o colectiva

“es hora de dejar de hablar de colaboración, de cooperación, para hacerlo de conceptos mucho mas honestos y afines a la lógica del individuo conectado. Participación, coopetición suponen matices de aprovechamiento individual de los beneficios del trabajo compartido que son muy afines a la ética supra social y supraindividual en la web”

“la generación me esta siendo sustituida por la generación we” Botsman y Rogers

-Análisis de datos.

Utilizar las herramientas TEP ( tecnologías del empoderamiento y participación avanzada) para generar diagramas de redes (graphML,NetDraw) para disponer de información sobre los niveles de implicación y densidad de las redes que emergen de cualquier actividad on line. Información muy útil para cualquier dinamizador de comunidades, dinamizador de grupos on-line, elearning, o cualquier agente implicado en la gestión de entornos participativos en la sociedad red que quiera conocer a fondo las dinámicas de participación de su gente. (enlazar con subgrupo Ciencia e Informática)

Desde la interacción hasta la democracia 2.0

La arquitectura de la participación se produce en el marco de un cambio tecnológico y social que ofrece a las comunidades la posibilidad de contar con herramientas que multiplican la manera en que se genera y distribuye el conocimiento

La apertura, siguiendo la filosofías de open source es la pieza clave de un circulo virtuoso de participación y colaboración que hará crecer el conocimiento
Colectivo

Instituciones vs Colaboración, Clay Shirky, indica como la ciudadanía toma poder sobre distintos ámbitos cuyo objeto hoy es casi exclusivo de las
instituciones. Ver conferencia TED (2)

La palabra clave es empoderamiento, proceso social multidisciplinar que ayuda a las personas a tomar el control sobre sus propias vidas , proceso que fomenta la capacidad en las personas, para su uso en sus propias comunidades y en su sociedad de actuar sobre los problemas que ellas mismas, en cada caso, definan como importantes

“Internet no propone el empoderamiento de los de siempre, sino el empoderamiento de todos” Levinson

“La disonancia cognitiva entre empoderamiento y vivencia offline, con el mismo carácter igualador, sin jerarquías, humanizador, de la arquitectura en red termina contrastando con instituciones y procesos fuera de ella. La partitocracia, las férreas disciplinas de partido que anulan muchas veces a las personas y su criterio, las jerarquías que se diluyen si las trasladamos a los bits enredados, la dificultad de interlocución directa con los gobernantes son algunos de los desencadenantes de la insatisfacción, de una brecha de insatisfacción cada vez mas profunda” pag 137

Mas disonancias: cuando la contradicción es irresoluble, llega el cambio

—————

2-Dinamización de comunidades en la sociedad red
Sociedad en red

La web social, o aquella web avanzada que pone énfasis en la colaboración, el llamado software social, ha creado un contexto de oportunidades abundantes para la participación. Son muchas las herramientas que hacen fácil y gratuita la creación de redes sociales, de grupos de trabajo, de comunidades, de espacios colaborativos puntuales (Google Docs, wikis, plataformas de publicación individual o colectiva como los blogs, etc.).
Los servicios de redes sociales aumentan de manera imparable el número de marcas y de usuarios, según los informes de destacadas consultoras (Forrester, Gartner, etc.) y estadísticas internacionales.
Es importante en este contexto aprender a facilitar, dinamizar, incluso educar una participación que no en todas las generaciones ni con la calidad deseada aparece de forma espontánea..

Cuantas más posibilidades nos abre la sociedad red, cuantas más promesas tenemos de hacernos, como individuos y como sociedad, más grandes, más grave es para los gestores de comunidades, para las administraciones y para la evolución de la sociedad en general, la posibilidad de quedar excluidos.

Participación

La falta de participación es el indicador más repetido de fracaso de cualquier enfoque de puesta en marcha de todo tipo de comunidades virtuales o sistemas pensados como apoyo virtual para grupos, proyectos o comunidades, independientemente de que funcionen bien en el entorno presencial. Las herramientas 2.0 requieren formas más elaboradas de participación, que los gestores formados o las personas habituadas a trabajar con sistemas antiguos (y seguramente poco conocedoras de dinámicas psicológicas y sociales) no saben cómo motivar.

Participación en comunidades en línea. Uno de los es el que Nielsen,,estudiado por William Hill (1992), desde Bell Communications Research, el patrón de distribución resulta bastante consistente y generalizable, y se repite en diferentes investigaciones a lo largo del tiempo y de manera bastante parecida en diferentes servicios de redes sociales.
A menudo se representa en la famosa pirámide de Nielsen (2006):

●Lurkers:Un 90 % de los usuarios de Internet / redes sociales son lectores, observadores que nunca contribuyen.
● Un 9 % contribuyen, comentan, editan, aportan contenidos en alguna medida, pero sólo de forma irregular, de vez en cuando.
● Un 1 % monopoliza la actividad. Publican, editan y contribuyen a menudo.
Su participación es a veces incluso síncrona, a manera de periodistas ciudadanos que informan de acontecimientos cuando se producen.

-. En el caso de los blogs, los índices de participación son peores: el 95 % de los usuarios no participan y, por lo tanto, la regla se establece en 95-5-0,1.
-. En el caso de una macrocomunidad como Wikipedia los lurkers son más del 99 % de los usuarios. 68.000 contribuyentes activos para 32 millones de visitantes únicos en los Estados Unidos implican un 0,2 % de participación.

Continuando con los problemas de participación, se trata de un tema preocupante con respecto a algunos de los objetivos de comunidades, redes sociales, blogs, etc., sobre todo en el caso de determinadas comunidades.

Algunos de los riesgos son:

● Polarización política
Se puede producir un efecto curioso, extrapolable, en cierta manera, a otros ámbitos: si los que participan son una minoría de votantes, precisamente los más apasionados, la conversación puede alterar el discurso de los partidos hacia posiciones más extremas.
Añadiríamos el caso que podría pasar en comunidades de intereses profesionales:” el hecho de que participen los más apasionados, con aportaciones seguramente muy técnicas o condicionadas por la cultura de la propia comunidad, puede disuadir a los otros de expresarse por miedo de no estar a la altura o no saber adaptarse al discurso mayoritario”

● Web contextual social y homofilia
De manera similar, las actuales tendencias en investigación social (web contextual social o la que filtra los resultados según la valoración que hayan hecho nuestros contactos en redes sociales), pueden reportar escasos y poco significativos resultados si es una minoría la que valora productos, contenidos o servicios. Corremos, en otras palabras, un riesgo importante de homofilia —en sociología, tendencia de las personas a relacionarse y asociarse a personas parecidas— (Rogers, 1960) cuando seguimos la tendencia actual de filtrar la información según lo que nuestros contactos en redes sociales nos recomiendan.
El e-moderador tendrá que luchar para evitar esta tendencia si quiere mejorar la calidad de los productos,servicos, acciones colaborativas.

.
Modelos de evolución de la participación

Modelo evolutivo a seguir. Sheryl Nussmaum-Beach (2007 plantea, en relación con los diferentes grados de participación en la comunidad, el modelo de las 4 L (Linking, Lurking, Learning, Leading = enlazar, observar, aprender, liderar), inspirado en el autor John Seeley Brown (aprendizaje social).

Modelo de las 4 C creado por Derek Wenmoth (2006), esta basado en el modelo de rol de Lee sobre las formas de participación en línea en torno a los blogs, considera que los participantes evolucionan a través de una serie de fases, a medida que ganan confianza y comprensión:

● Los consumidores (o lurkers), simplemente leen y exploran las aportaciones de los otros. Más allá de ser pasivos, tal como la palabra lurker (observador) sugiere, los consumidores pueden ser visitantes muy activos de la comunidad virtual, pero todavía no son tan visibles como los otros.

● Los que comentan en blogs y foros de discusión, buscando a menudo aclaraciones, mostrando acuerdos u ofreciendo sugerencias o enlaces en cosas similares.

● Los que contribuyen, ya hablaríamos aquí del llamado contenido generado por el usuario. Disponen ya de la formación y confianza necesarias como para expresar sus propias ideas en los espacios de la comunidad o en sus propios blogs, servicios de red social, comunidades, etc. Tendremos que tener en cuenta esto último y proporcionar complementos tecnológicos, como los mecanismos de sindicación de contenidos o aplicaciones de la web que lo hacen posible (Disqus, IntenseDebate, etc.), que puedan asegurar la recentralización de una conversación que puede ser distribuida.

● Los commentators ofrecen “ una metavisión de lo que pasa, aportando elementos de liderazgo a la comunidad. Sus contribuciones aportan un panorama más general, enlazando a trabajos de otros, analizando y sintetizando las contribuciones del resto. Los moderadores del programa serían un ejemplo”.
En el mundo de la empresa se habla del modelo tecnográfico y social de Forrester. Según este modelo, popularizado en el libro El mundo Groundswell (Li i Bernoff, 2008), un 21 % de los consumidores en los EE.UU. eran creadores (prosumidores) de contenidos en línea, un 37 % eran críticos (aquéllos que responden al contenido creado por otros) y un 69 % eran espectadores o consumidores pasivos.
En el caso de Groundswell, aporta un valor adicional a través de una herramienta muy conocida en empresas, organizaciones, etc.: una encuesta autoadministrable que determinará el perfil sociotecnográfico de nuestros participantes potenciales para poder adecuar técnicas de moderación, formar en competencias o diseñar determinados aspectos de nuestra comunidad.

La dinamización de la participación en comunidades virtuales orientadas al conocimiento

Con respecto a los elementos dinamizadores de la participación, hace falta una aproximación individualizada; hay que elaborar, en cada caso, lo que llamamos matriz de elementos de refuerzo de la participación, asimilables a fortalezas y oportunidades, ocasiones y dinámicas que el moderador puede utilizar en favor de la participación. Son elementos diversos, sobre los cuales es complicado hablar en genérico. Por eso, con un objetivo explicativo, y aunque no resultan independientes unos de los otros, los hemos dividido en tres grandes grupos: el primero relacionado con las condiciones previas y contextuales que facilitan la participación; el segundo centrado en las características ideales del moderador de comunidades, y el tercero referido a las formas de reforzar la motivación y la participación.

Elementos previos que facilitan la participación en comunidades

Elementos previos, que hay que tener en cuenta durante las fases de diseño de la comunidad, a pesar de ser conscientes de que la primera característica deseable será la flexibilidad. Enfoques lo más flexibles posibles son los más adecuados en cualquier entorno que dependa de factores sociales en su desarrollo. Si vemos las comunidades como sistemas sociales complejos, tendremos que ser conscientes de la imprevisibilidad de muchos de los factores que pueden determinar la participación. Observar y adaptar las comunidades a posibles demandas por parte de los usuarios o
tener la capacidad de mantener actualizadas las versiones de aplicaciones o herramientas de manera casi inmediata al surgimiento de cada necesidad son elementos clave del éxito.

Elementos de especial relevancia:

¿quién tiene que ser el moderador?

“Depende de cada caso concreto, si se debe remarcar que no es suficiente, e incluso puede ser contraproducente, contratar o derivar las funciones del dinamizador de comunidades a personal externo a la organización o empresa.

En otros casos puede que no sea un enfoque adecuado derivar el trabajo a una persona en concreto de la institución.

En el entorno empresarial se suele contratar a una persona con cierta experiencia en el llamado community management o derivar el tema a un profesional que sepamos que domina el tema. El peligro es que se esté trasladando de manera indirecta la idea de que la participación en la comunidad ya está cubierta por este puesto de trabajo y que el resto del personal piense que no es su trabajo. Una figura clara y con funciones explícitas como responsable de la comunidad puede, de hecho, disuadir la participación. Puede ser una figura adecuada en un primer momento si su tarea es eminentemente formativa, pero la madurez de una comunidad dependerá de que todos sus miembros se sientan responsables y co- moderen en un momento u otro la comunidad”… . Es la actitud 2.0..

“Sobre quienes han de ser los primeros moderadores y los primeros participantes, la clave está en seleccionar, en una primera etapa, a aquellos usuarios de la institución que ya estén integrados en movimientos comunitarios y que, preferentemente, ya sean entusiastas de las TIC en el aspecto de compartir conocimiento”

Se necesitan profesionales valorados en la organización, carismáticas,facilitadores, y también expertos externos, que puedan aportar diversidad, para enriquecer la comunidad y aconsejar en temas conflictivos..

-Enfoque de arriba abajo (top-down), implicación de la dirección

El papel de la dirección y de los superiores jerárquicos en el proceso de formación de las comunidades es un tema de debate frecuente. Y es que los proyectos 2.0 a menudo se ven como experimentos en que los directivos no adoptan un papel activo. A pesar de eso, que los directivos actúen como modelos de rol y liderazgo en estos nuevos entornos informales resulta, positivo, y es un predictor fundamental del éxito final.

Obras de referencia en la literatura actual tienden a destacar que no se trata de elementos tan definitivos y es frecuente que iniciativas en principio desde abajo (que no reciben apoyo de forma explícita de la dirección en un primer momento) acaben siendo adoptadas por la dirección cuando se da cuenta de la conveniencia de estas iniciativas.

-Escala

La distinción entre grupos, comunidades y redes fue un elemento esencial en los primeros trabajos de Downes (2006). Shirky plantea la diferencia entre un grupo de 12, uno de 100 o uno de miles de personas. Para estos últimos la diversidad es un elemento motivacional importante

“… con el objetivo de crear servicios y comunidades de éxito en las redes sociales, tendríamos que recordar, además de la necesidad de ser flexibles, empezar modestamente. Es mejor crear alguna cosa pequeña y atractiva que alguna cosa grande y con defectos”

Las comunidades con más de 100 o 150 miembros (150 el número de Dunbar, que supone que el ser humano no puede procesar, de forma cognitiva, más contactos que éstos de manera significativa) no son aconsejables. Hay que pensar en dividirlas cuando llegamos a este número ****

La presencia de lurkers es más pronunciada en grupos grandes, en que se reproducen algunos de los mecanismos de los medios de comunicación demasiado tradicionales (como el broadcast o la comunicación de arriba abajo) y donde la interacción parece difícil. Programar y proveer oportunidades para pequeñas dosis de participación es una tarea que tienen que llevar a cabo los moderadores en estos casos.

-Apertura, comunicación con el exterior

El aprendizaje interno de la colaboración, la vivencia en un entorno seguro de la experiencia de compartir puede resultar una buena estrategia en un primer momento, pero serán muchas las ventajas de abrir canales desde las comunidades a otras comunidades del exterior, con igual presencia en la llamada web social.

Grupos y páginas en Facebook, grupos y debates en LinkedIn, etiquetas en Twitter, redes en Ning son algunos de estos canales, donde podremos encontrar desde temas de interés hasta lugares donde dejar y recoger, compartir, al fin y al cabo, capital social (participación, reconocimiento social, etc.).
En este sentido, el uso de los medios sociales se puede convertir en una necesidad de formación para el e-moderador.

Perfil profesional, tareas, competencias y buenas prácticas del facilitador o moderador

La figura del facilitador o moderador es una profesión híbrida en la nueva sociedad web y, si la pensamos en el ámbito de la gestión del conocimiento en la organización, puede incluir elementos de comunicación, filtraje, síntesis, motivación y orientación de la participación y el aprendizaje. También es un puesto de representación de la institución o la marca.

Características, actitudes y competencias que consideramos necesarias en el moderador para facilitar el trabajo en comunidades relacionadas con el conocimiento:

● Ser experto en el objeto social de la comunidad. El curador de contenidos: “Recopilar datos es el primer paso hacia el conocimiento, compartirlos es el primer paso hacia la comunidad”, decía Henry Gates. Así, el facilitador tendrá que ser experto en la temática de la comunidad si tiene que proporcionarle ideas iniciales para el debate posterior y para la construcción colaborativa de conocimiento.
Content is king, dicen los americanos; sin unos contenidos interesantes será difícil motivar la participación. El moderador puede asumir, con el fin de optimizar esta tarea, la función profesional, en ocasiones incluso la profesión de curador de contenidos o intermediario crítico del conocimiento. Los equipos de moderación amplios para comunidades grandes o muy complejas necesita, a un moderador y un curador de contenidos, entre otras nuevas figuras o funciones importantes cuando trabajamos en la sociedad del conocimiento.

El curador de contenidos es alguien que busca, agrupa y comparte de forma continua (recordemos la real time web que vivimos) lo más relevante en su ámbito de especialización. Es decir, separar el grano de la paja.

Su objetivo fundamental es mantener la relevancia de la información que fluye libre o con el apoyo, como veremos, de herramientas concretas para la creación de entornos informacionales. Proyectar una imagen experta y mantener a la última en conocimiento a la empresa/organización depende de la ejecución correcta de la tarea del curador de contenido.
Todo eso es fundamental en un primer momento de formación de la comunidad. En la madurez, la curación de contenidos se convertirá en una de las actitudes 2.0 que los miembros de las comunidades más sanas y productivas habrán adoptado.

● Presencia: El facilitador tiene que estar presente, conectado, disponible para cualquier consulta o incidencia cuanto antes mejor si quiere aportar seguridad en el grupo. Es un elemento de importancia crucial en la formación inicial de comunidades, que también decrece en virtud del nivel de implicación y responsabilidad de los miembros. Podríamos decir que es casi prescindible una vez establecida la comunidad. El facilitador puede abandonar, de hecho, la comunidad una vez que las responsabilidades hayan sido adoptadas naturalmente por sus miembros. Las comunidades ya establecidas son autosuficientes, y su líder se convierte en prácticamente invisible.

● Dominio de las TIC: Es necesario que los facilitadores de comunidades en línea dominen las TIC, sobre todo cuanto mayor sea el nivel de apertura de la comunidad a la web social general, pero tiene que tener desde el inicio un nivel mínimo con el fin de resolver cualquier cuestión o problema técnico que pueda impedir la participación de los miembros de la forma más rápida y eficiente posible.

Es importante dominar las herramientas tecnológicas (hard skills), pero también, y posiblemente en mayor medida, las competencias asociadas.

La orientación de los procesos formativos dependerá de los objetivos que se quieran alcanzar en cada caso, pero hay que tener en cuenta que crear, facilitar o potenciar la identidad digital dentro y fuera de la comunidad será un elemento clave, estrechamente relacionado con las posibilidades que veíamos de visibilización, de proyección del trabajo realizado en el amplio espectro de la comunidad profesional, que un enfoque de comunidad abierta nos podría proporcionar.
En comunidades de aprendizaje, reforzar la identidad digital de los participantes, habilitando un espacio propio (blog, perfiles en redes sociales), fomenta la ética de la participación y enseña habilidades básicas en la web, como enlazar, recopilar, construir, crear, conversar, etc., que serán importantes para la participación en la comunidad.
Muchas de las habilidades anteriores son e-competencias, también denominadas soft skills. La mentalidad de búsqueda, el filtraje de la información o el networking son consideradas habilidades imprescindibles en la sociedad red. Para el moderador será importante también hablar de inteligencia colectiva.

● Autenticidad y transparencia: La expresión “Sé tú mismo” (Be yourself), que implica un tono de conversación casual y de hablar a nivel personal es importante en la red.
Una de las cosas que caracterizan el ecosistema en línea es la autenticidad, la transparencia.En términos de actitud 2.0, la web social pone a la persona y no a las marcas, sean cuáles sean, en el centro.

● Conectividad: El facilitador tiene que saber conectar. Los intereses comunes son la base de la configuración de cualquier relación capaz de aportar contenidos significativos. Y ayudar a conectar, a conectar personas según estos intereses comunes, es una de las estrategias clave en cualquier tipo de intermediación. Se trata no sólo de identificar y potenciar el trabajo de líderes emergentes, sino de fomentar la formación de subcomunidades en caso de que surjan a partir de los intereses de los usuarios. En general, más intereses o elementos en común querrá decir más consistencia en la comunidad; cuantos más enlaces entre los miembros, más se parecerán nuestros grupos a comunidades y menos a redes.

● Diversificar los formatos: es necesario flexibilizar los criterios de participación: proveer de sistemas icónicos y no sólo textuales, incorporar elementos multimedia (videocomentarios, audiocomentarios, etc.), a fin de que nuestro mensaje llegue al máximo de preferencias posible.. Todo lo que quiera decir diversidad de formatos, de canales posibles de participación y recepción de la información será bienvenido en el momento actual de convivencia de lenguajes, generaciones, culturas y en general de diversidad social excepcional. (hacer encuentros presenciales, hacer encuentros virtuales frecuentes, chats, etc)

● Facilidad: Una regla general interesante en todo esto es que cuanto más fácil sea unirse a una conversación más visitantes se convertirán en gente que contribuye. Hablamos de diversidad de formatos, pero también, y esencialmente, de mejorar la tecnología para conseguir entornos más simples.

● Clarificación y comunicación: Como representante de la comunidad, el facilitador tiene que definir de forma clara los objetivos, la cultura informal, la causa (objeto social), la finalidad de la comunidad, etc.
La indefinición, la ambigüedad de la tarea, genera la llamada procrastinación (dejar la tarea para más adelante, retrasar la ejecución distrayéndose con otras cosas).

Investigaciones recientes en psicología motivacional demuestran que las tareas más ambiguas provocan más retraso, probablemente por desmotivación en su ejecución.
Así, aunque desde los planteamientos más estrictos de definición de las comunidades de práctica (Wenger, 1998) se nos diría que las comunidades no son equipos de gestión de proyectos, sobre todo en un primer momento es deseable que el moderador marque hitos claros a alcanzar. Se trata, en ocasiones, de hacer realidad la máxima “Divide y vencerás”, estableciendo objetivos simples, realizables, concretos y que vayan reforzando la ejecución de los participantes, aportándoles retroalimentación para que mantengan niveles elevados de la autoestima necesaria.

● Facilitación y flexibilidad: “Como un jardinero, no como un arquitecto”, nos decía Shirky (2008) sobre el tema. No tiene sentido, tal como veíamos también cuando hablábamos de la fase previa de proyección, que el facilitador o gestor se plantee construir una comunidad, tiene que dejar que sea ella misma la que se autoconstruya, y se considera un éxito incluso que se desarrolle al margen de los intereses con que fue concebida.
En comunidades de gestión del conocimiento, o de aprendizaje planteadas con objetivos concretos, es más aconsejable “plantearse la comunidad como una cosa que se rediseña en sí misma mientras todos vamos aprendiendo, más allá de su objeto, sobre trabajo colaborativo y comunitario, de su propio funcionamiento. (trabajo metacomunitario, de trabajo colaborativo de estudio de las mejores dinámicas para la participación y la cocreación de conocimiento, con numerosos seminarios y documentos publicados sobre la materia)”

Flexibilidad, el sentimiento de pertenencia a la comunidad se potencia si dejamos que los participantes se lo apropien, si se da libertad para proponer mejoras y se planifican sus evoluciones de forma colaborativa. Es una estrategia usual en la web social, como la iniciativa de Mozilla de pedir la contribución de todos (diseñadores, además de desarrolladores) para su evolución o el crowdsourcing sobre traducciones a otros idiomas de muchos entornos y redes sociales, entre muchos otros desarrollos colaborativos.

● Retroacción, filtraje de las aportaciones. Curación de contenidos sociales:
“No hay criterios unívocos sobre qué tipo de contribuciones son las que tendremos que reforzar. Nielsen propondría promover las contribuciones de calidad o las de los participantes con más reputación en el ranking, de acuerdo con lo que también podríamos llamar capital social de cada miembro de la comunidad.
En este punto se tiene que matizar y adoptar enfoques inclusivos. Es importante que el facilitador eduque a la participación y premie cualquier intento. Hay que explicitar, como veíamos, que son admisibles diferentes niveles de participación, como también hay que reconocer que los que no participan pueden estar manifestando carencias que podemos solucionar. El hecho de reforzar y, por lo tanto, perpetuar sólo los miembros más activos puede impedir, de hecho, el crecimiento de la comunidad”.
Es dar la oportunidad de que todo el mundo, pueda cooperar, dar su opinión, en los encuentros presenciales como en los encuentros en línea, es uno de los requisitos para la formación de comunidades. Ver la participación como una cosa no imprescindible, pero sí evolutiva, como hito permanente a alcanzar, tal como veremos al final, es esencial.

Los límites vienen definidos por acciones que hay que evitar como el llamado correo basura (spam) o trolling —aportación de comentarios irrelevantes u ofensivos, con intención de hacer daño en la comunidad.

Ser excesivamente permisivos o no delimitar criterios, puede aumentar el ruido y disuadir a los participantes de comentar, incapaces ya de encontrar la señal. Asimismo, tampoco se tienen que permitir aportaciones irrelevantes o que devalúen el esfuerzo de los miembros de la red.

● Diversión, juego, storytelling: Hemos visto que a la hora de diseñar la comunidad es importante no cometer el error de tratar a los usuarios, los aprendices, como lo hacemos con respecto a lo que consideramos sus “obligaciones laborales”. El sistema tiene que ser divertido y el sentimiento a potenciar es el de ocio productivo.

El moderador tiene que ser hábil administrando los elementos de motivación provenientes del campo de la psicología, que veremos en el siguiente apartado.

– Motivación y participación
Hay muchas estrategias, nuevas o tradicionales, propias de las disciplinas de recursos humanos, psicología, sociología y otras especialidades del ámbito social, que tratan sobre dinamizar y educar la participación, tanto cuantitativamente como cualitativamente en la creación de productos colectivos. No hay que confundir la participación en comunidades con trabajo remunerado, sobre todo porque no podemos aplicar el mismo nivel de exigencia en las diferentes situaciones, pero también porque en el caso de las comunidades en línea parecen entrar en juego muchas de las motivaciones más elevadas del ser humano, las motivaciones más internas, que los grandes teóricos de la motivación determinaron como más potentes y duraderas y que garantizarían un trabajo de más calidad.

Veremos a continuación cómo podemos vincular muchas de las motivaciones internas a las comunidades.

Reconocimiento social
“….Buscamos en las redes sociales construir credibilidad a los ojos de nuestro círculo social, ser vistos como expertos en determinadas áreas. Compartir contenidos (autogenerados o de otras personas, producir o difundir) es, tal como veíamos cuando hablábamos de la curación de contenidos, la manera más aconsejable de conseguirlo”

Se recomienda al moderador en este sentido hacer visible hasta donde sea posible el trabajo de la comunidad. También la publicación de resultados sobre participación, visitas, etc. puede funcionar como reforzador social global y fomentar la participación, ya que en este caso se eleva la responsabilidad y el sentimiento de pertenencia de los miembros de una comunidad que se sentirá al mismo tiempo orgullosa y partícipe de su propia evolución.

Compartir para formar parte de la comunidad
Compartimos porque valoramos la relación social con otras personas. Compartimos todo tipo de material, desde el más unido al conocimiento, hasta, ya desde muy jóvenes, enlaces a marcas, a vídeos promocionales, a mensajes publicitarios e iconos culturales, como forma de definir nuestra identidad en relación con la comunidad de la cual queremos formar parte.

En el libro antes citado D.Reig trabaja desde la perspectiva de la abundancia de los tipos de relaciones sociales: nuevas, viejas, renovadas…, que establecemos actualmente a la que denomino en este sentido la sociedad aumentada (Reig, 2011).

Compartir es relacionarnos, relacionarnos es compartir y seguramente en este simple compartir por compartir derivado de la satisfacción de un excedente de sociabilidad histórico podremos encontrar un último motivo, potente e importante para la participación en comunidades.

Motivación interna: compartir para aprender

-Estrategias como el karma (puntos y votaciones que aportan, en general, más visibilidad) motivos extrínsecos ( mucho más débiles que las motivaciones internas)

Deci identifica dos tipos de motivaciones que pueden ser etiquetadas como internas y personales al mismo tiempo: el deseo de ser autónomos y el deseo de ser competentes.

El secreto del alto es hacer las cosas por tu propio interés, la fuerza de saber que se hacen cosas que tienen un sentido, que importan.

Así, los factores motivadores que provocan una mayor satisfacción personal y un mayor rendimiento serían:

Nos indica Deci “ podemos considerar a los participantes intrínsecamente motivados a desarrollar una actividad cuando nadie recibe ningún premio aparente excepto la misma actividad.”

Para Seligman (2007) hay tres tipos de felicidad, y los dos últimos tipos (a veces también el primero) son fáciles de encontrar en nuestras comunidades:

● La primera es la emoción positiva, reconocible, la risa, el bienestar emocional, el placer momentáneo.

● La segunda es la que ocurre cuando hacemos una tarea que nos absorbe, el flujo de que nos habla Mihalyi Csikszentmihalyi (2003), y que es capaz de otorgar felicidad cuando hablamos a posteriori, sin que seamos conscientes de ello.

● La tercera es la significación, la más venerada, según el autor, de las felicidades, la que también reconoce Himanen (2001) como recompensa máxima del hacker intelectual: la realización, la significación que consiste en conocer nuestras fortalezas, en utilizarlas para pertenecer o en servicio de alguna cosa mayor que nosotros mismos.

En otras palabras la significación se alcanza cuando compartimos.

Claves para la obtención de buenos productos colaborativos

Surowiecki (2004) en “su sabiduría de las multitudes algunas de las claves sobre optimización del trabajo colaborativo, que el autor recopila desde una psicología y una economía que, para él, son las ciencias que han estudiado el tema de la toma de decisiones colectivas. Destaca la frecuente sobrevaloración del conocimiento experto cuando, según numerosas investigaciones (Armstrong, 1980), no se ha encontrado ningún estudio que refleje una ventaja relevante a favor de este conocimiento respecto de las conclusiones a las cuales se puede llegar a partir del trabajo colaborativo en condiciones adecuadas. Además, en un 70 % de ocasiones, y más en el caso de tareas complejas, tendemos al exceso de confianza, y sobrevaloramos la precisión de las propias predicciones. No es lo mismo, en palabras de Odean (citado en Surowiecki, 2004) saber que saber que se sabe y hay poca relación entre la opinión que los expertos tienen de ellos mismos y su rendimiento real.

Surowiecki, indica que éstos elementos dificultarían la inteligencia colectiva y, por lo tanto, la calidad del trabajo colaborativo:

-Excesiva homogeneidad

Una comunidad demasiado homogénea tendería a producir resultados más pobres, tendencia que se agrava en grupos pequeños. Diría James March, citado en Surowiecki (2004), que los grupos pequeños son buenos para hacer tareas repetitivas, para insistir en aquello que saben hacer bien, pero poco a poco se vuelven más incapaces de investigar alternativas. Los grupos cerrados acaban por volverse autocomplacientes; tienden, como hemos visto, a la homofilia. Pasan, en otras palabras, demasiado tiempo en la explotación y demasiado poco en la exploración.

-El moderador tiene que añadir toda la diversidad posible, ya que es un factor clave para la inteligencia de los grupos. Hace falta recordar en el mismo sentido como de los enfoques híbridos, del cruce entre disciplinas surge a menudo la innovación, los enfoques más creativos o la idea de Wenger (1998) cuando añade que la resolución de los problemas complejos de hoy requiere perspectivas múltiples.

Se tiene que potenciar la interdisciplinariedad, así como la apertura al exterior

-Excesiva centralización

La excesiva centralización es un ejemplo sobradamente conocido de fracaso en el trabajo colaborativo,
– Una centralización excesiva, relacionada con las jerarquías, fue el responsable del trágico accidente de la NASA.
-Si favorece el trabajo colaborativo la distribución, la apertura en ideas que pueden provenir de centros de decisión jerárquicos o de cualquier otro lugar dentro o fuera del grupo. Los enfoques de crowdsourcing (coproducción) son mucho más adecuados si lo que queremos es, además de participación, productos de conocimiento consistentes.

La función de los participantes no tiene por qué limitarse a la participación, también puede consistir en ser puentes entre comunidades y grupos, de los cuales pueden surgir las ideas más adecuadas. (mensaje enviado al muro de Facebook EBC,Octubre 2012)

En el extremo de este elemento estaría el open innovation (innovación abierta), del profesor Henry Chesbrough (2006) es una nueva estrategia de innovación por la cual las organizaciones van más allá de sus límites internos y valoran la cooperación con profesionales externos.

En este contexto, universidades y centros de investigación ofrecen nuevas perspectivas y soluciones a las compañías que utilizan el modelo*** (a Grupo Ciencia )

-División y fragmentación de la información

Tener una clara definición de objetivos y tareas favorece el trabajo y la productividad individual o colectiva, también es cierto que atender a múltiples fuentes es una aproximación adecuada, que asegura la certeza en el caso de tareas complejas.

La célebre frase de Einstein, “mantén las cosas tan simples como sea posible, pero no más allá de eso”, nos va bien para plantear este punto. Teniéndolo en cuenta, si la información que necesitamos en un determinado momento no es fácilmente accesible, si se encuentra fragmentada, dividida entre departamentos o personas, será difícil que accedamos a ella y nos sea útil en la resolución de cualquier problema ***

– Emoción y dependencia
Los factores emocionales, necesarios, como hemos visto, para consolidar y facilitar la participación en una comunidad, como el sentimiento de pertenencia o el de dependencia, pueden llevar a decisiones excesivamente .
Es un hecho conocido y sobradamente estudiado por la psicología social que la opinión de la gente es fácilmente susceptible de ser determinada por las opiniones de gente próxima, de manera que si no aseguramos la independencia de criterio de los participantes en cualquier conglomerado colaborativo podemos desvirtuar la calidad de los juicios.

Una de las formas más rápidas de predisponer la opinión del grupo en una determinada dirección es hacer que todos sus miembros dependan los unos de los otros para adquirir información. Si queremos que el trabajo colaborativo sea más inteligente tendremos, por contra, que dotar de herramientas de provisión de la información necesaria para resolver el problema de todos y cada uno de los miembros del grupo.

-otras funciones de los lurkers

Los lurkers, (gente que no participa) puede estar desarrollando otros roles, representando nuevas manifestaciones de la diversidad en las comunidades de práctica. Por otra parte, es evidente la importancia cuantitativa de este tipo de participantes a la hora de evaluar los resultados de las comunidades, así que reconocer los múltiples papeles que pueden estar desarrollando puede ser esencial.
Estos observadores callados forman parte, según otros autores, de la llamada participación legítima periférica, que en algún momento puede trasladarse al centro.
Si pensamos en el carácter líquido de las comunidades y las redes sociales en el contexto diverso actual, podríamos decir que los lurkers de una comunidad pueden ser importantes agentes de innovación en otra.

Las funciones que pueden cumplir son:
● Aprender: en las comunidades de práctica en las que la finalidad es el
aprendizaje la participación pasiva no se puede considerar como un fracaso.
La participación es un elemento esencial para la construcción de conocimiento individual y sobre todo colectivo, ni dejar de educarla, pero quizás tendremos que ser pacientes.
● Innovación, difusión y resolución de conflictos: las personas que no participan pueden estar liderando alguna otra parcela de la comunidad, como crear el vínculo emocional, intervenir en conflictos o servir de puente con otras comunidades pueden ser factores no tan visibles, pero tan o más importantes que la misma participación.

Advertisements

Economia del Bien común

Un nuevo orden económico se está gestando; se inicia en el corazón de las personas y está basado en los mismos valores que permiten florecer nuestras relaciones interhumanas.Christian Felber explica en el programa de “Singulars” de TV3 La Economía del Bien Común.

El punto de partida de la idea, de forma sencilla, es resolver una contradicción ética que se observa entre, por un lado, cómo se están comportando las empresas en el mercado y los valores que aplican en este comportamiento y, por otro, los valores a que aspiramos en nuestras relaciones interhumanas como personas. Al analizar el porqué hay una contradicción tan fuerte entre estos valores, observamos que las respuestas a esta contradicción vienen delorden económico legal (el sistema vigente que se ha hecho por decisiones políticas).

Las reglas principales que rigen el comportamiento económico en los mercados son:

  1. 1.   El afán de lucro o sea la  búsqueda del mayor beneficio financiero por parte de las empresas.
  2. 2.   La competencia como la forma preponderante de relacionarse entre los actores protagonistas.

                       

Las consecuencias de estas dos reglas son los valores siguientes:

Egoísmo, avidez, envidia, desconsideración, irresponsabilidad, desconfianza,…  

En la naturaleza del ser humano estos valores son posibilidades no necesidades, pero, si los recompensamos a través de estas dos reglas legales, estas posibilidades se expanden y se hacen masivas, por eso, se observan tanto en los mercados.

Por otra parte, los valores propicios de honestidad, aprecio, confianza, responsabilidad, solidaridad, compartir,…también son posibilidades, por lo que si las reglas del juego fueran otras, que recompensarán sistemáticamente las virtudes humanas conseguiríamos otros resultados.

La propuesta de la Economía del Bien Común es reemplazar las reglas de ánimo de lucro y competencia, por las de búsqueda del bien común y la cooperación, con la esperanza de que se fomenten, se inciten y se recompensen las virtudes del ser humano.

Partiendo de que los valores son las creencias y convicciones que dan sentido a la vida, aportan dirección y orientación en nuestra vida. La sensación de congruencia, de armonía y de unidad personal con uno mismo, la obtenemos cuando nuestros comportamientos coinciden con nuestros valores. Muchos de los conflictos que tenemos en la vida son conflictos de valores, y lo mismo sucede en la vida de las comunidades tanto a nivel local, como a escala internacional.

En la mayoría de las personas los valores son inconscientes y hay que dedicar tiempo a descubrir cuáles son en realidad nuestros valores, para comprender por qué nos comportamos de cierta manera o por qué hacen algunas personas ciertas cosas.

Por otro lado, no existen valores correctos o equivocados, lo importante es saber cuáles son los propios, de manera que nos guíen,  motiven y ayuden en nuestro desarrollo personal y profesional.

Todo sistema ha de ser congruente desde el nuestro como personas, hasta el de empresas, comunidades, países. Los seres humanos podemos aprender a producir los comportamientos más eficaces, pero, si estos no aportan nada a nuestras necesidades y deseos más profundos nos veremos en un conflicto interno y nos faltará la congruencia necesaria, para conseguir el éxito en el objetivo o meta que buscamos.

Las personas, al igual que las sociedades, pasan por períodos de conmoción general y de cambio. En la vida consentir cierto grado de incongruencia o incoherencia forma parte de la dualidad del ser humano; ahora bien, si advertimos la incongruencia pero no sabemos comprenderla, a menudo emprenderemos acciones equivocadas para aliviar la frustración.El primer paso para vencer los conflictos es conocer lo que uno quiere, cuáles son sus valores principales y la jerarquía de los mismos.

Muchas empresas tienen definidos en su cultura valores que están descritos en la presentación de Christian Felber como la honestidad, confianza, solidaridad, responsabilidad; sin embargo, la mayoría de nosotros, alguna vez, en nuestra carrera profesional hemos vivido comportamientos en esas mismas empresas generados por alguno de los valores dañinos de su lista, como la avidez, el egoísmo, la irresponsabilidad, la desconfianza, de hecho tenemos un claro ejemplo, no ya en una empresa en concreto sino en una de esas reglas del orden económico legal que no es otro en este caso que el Estatuto de Trabajadores modificado recientemente, al permitir el despido “barato” a empleados, por no llegar al crecimiento esperado ¿no hay detrás de ese comportamiento cierta avidez? A querer crecer más y más, hasta el punto de castigar con desempleo por no crecer lo previsto.

Os animo a que comentéis incongruencias de valores que hayáis observado, tanto en empresas, organizaciones, como en reglas de orden económico legal.

Maica Lanero coordinadora EBC –Bcn subgrupo pymes

Economia del Bien común .Presentación

La filosofia del moviment es troba plasmada en el llibre: “La Economía del Bien Común”, edició en espanyol, publicat l’1 de juny del 2012, editorial Deusto, Grup Planeta. Potsadquirir-lo també en format electrònic.

286 hojas, 14 € (E), ISBN978-84-234-1280-8 

«Una horrible consecuencia de nuestro modelo es que empresas irresponsables compiten en igualdad de condiciones con empresas éticas y comprometidas» (Christian Felber, La Economía del Bien Común)

 

 La proposta de l’Economiadel Bé Comú ésreemplaçar les regles d’ànim de lucre i competència, per les de recerca del bé comú i la cooperació, amb l’esperança que es fomentin,s’incitin i es recompensin les virtuts de l’ésserhumà. Volem redefinir el concepte d’èxit econòmic: el balanç financer d’una empresa passa a ser secundari i és substituït pel “Balanç del Bé Comú” que mesura com una empresa aplica la dignitat humana, la sostenibilitat ecològica, la justícia social, la democràcia i altres criteris que es troben definits en el que es coneix com “Matriu del Bé Comú” (amb els seus empleats, empreses col-laboradores, el seu entorn, proveïdors, clients, etc). L’objectiu a mitjà i llarg termini és aconseguir que les empreses amb millors resultats en aquest Balanç del Bé Comú estiguin incentivades amb menys impostos, amb menys cost financer, amb prioritats. Els productes ètics haurien de ser més barats que els productes no justos. Es tracta d’un model de desenvolupament obert, a través d’un procés participatiu. La implementació de la visió requereix motivació intrínseca i autoresponsabilitat, incentius econòmics, un ordre polític-legal coherent, així com conscienciació. Totes les persones, empreses i comunitats estan convidades a participar en la reconstrucció de l’economia cap al bé comú.

 

El Grup Regional de Catalunya és un grup multidisciplinari de Voluntaris que treballen per a la difusió i la implementació d’aquesta Visió.

Quienes Somos

Economia del Bien Comun -España-Catalunya

Image

Economia del Bien Comun -España-Catalunya

La filosofia del moviment es troba plasmada en el llibre: “La Economía del Bien Común”, edició en espanyol, publicat l’1 de juny del 2012, editorial Deusto, Grup Planeta. Pots adquirir-lo també en format electrònic.

286 hojas, 14 € (E), ISBN978-84-234-1280-8

«Una horrible consecuencia de nuestro modelo es que empresas irresponsables compiten en igualdad de condiciones con empresas éticas y comprometidas» (Christian Felber, La Economía del Bien Común)

La proposta de l’Economiadel Bé Comú és reemplaçar les regles d’ànim de lucre i competència, per les de recerca del bé comú i la cooperació, amb l’esperança que es fomentin, s’incitin i es recompensin les virtuts de l’ésser humà.
Volem redefinir el concepte d’èxit econòmic: el balanç financer d’una empresa passa a ser secundari i és substituït pel “Balanç del Bé Comú” que mesura com una empresa aplica la dignitat humana, la sostenibilitat ecològica, la justícia social, la democràcia i altres criteris que es troben definits en el que es coneix com “Matriu del Bé Comú” (amb els seus empleats, empreses col-laboradores, el seu entorn, proveïdors, clients, etc).
L’objectiu a mitjà i llarg termini és aconseguir que les empreses amb millors resultats en aquest Balanç del Bé Comú estiguin incentivades amb menys impostos, amb menys cost financer, amb prioritats. Els productes ètics haurien de ser més barats que els productes no justos.
Es tracta d’un model de desenvolupament obert, a través d’un procés participatiu. La implementació de la visió requereix motivació intrínseca i autoresponsabilitat, incentius econòmics, un ordre polític-legal coherent, així com conscienciació. Totes les persones, empreses i comunitats estan convidades a participar en la reconstrucció de l’economia cap al bé comú.

El Grup Regional de Catalunya és un grup multidisciplinari de Voluntaris que treballen per a la difusió i la implementació d’aquesta Visió.

Quienes Somos
http://www.ebcbarcelona.es/